Catarsis ante los paros

—- Pueden vapulearme después de leer esto, sólo, como todos los aquí presentes, estoy haciendo catarsis, desde el punto de vista psicológico, a raíz de lo que acontece en la facultad —-

Creo primero hay que analizar las emociones que esto nos causa, por lo que he leído, lo que impera es el miedo: miedo a perder clases, miedo a perder el semestre, miedo al por venir, miedo a lo que esta haciendo el estado con nosotros, miedo a que si nos manifestamos nos detengan o maten. Pienso: desde el miedo no se puede hacer nada.

Trato de encontrar el origen, ya que estos temores creo fueron cultivados en nosotros, pues nos han contado, vivimos o hemos visto el impacto que este tipo de acciones tienen y es normal sentir temor, por ello todos podemos tener la razón más acertada, la más congruente, el argumento que desde nuestro pensar beneficie el estado de bienestar en el cual estamos.

El problema es complejo, no es fácil pedirle a alguien que deje todo lo que él o ella ve como lo correcto para que te siga, aplica para los dos bandos que se están generando en este dialogo. Lo único para mi claro es que sólo unidos podremos hacer grandes cosas.

Pienso, no en la misión con la cual nuestra facultad tiene el estandarte de entidad vigía de los derechos, si no en el peso simbólico que tiene esa diosa a la cual ponen en carteles, playeras, papelería oficial, stickers, pulseras, botones, con el afán de crear identidad, me refiero a Atenea, diosa de la sabiduría, las artes, la guerra, la estrategia y la justicia.

Ser consciente de que soy, por decirlo de alguna forma, heredero de esas virtudes, me cuestiona y porqué no decirlo, me intimida: ¿qué es lo justo ante esta situación; cuál sería la actitud más sabia que debería de tomar; cuál es el bien mayor de todo esto (terminar la carrera o buscar presionar al gobierno para garantizar un mejor por venir); qué estrategia sería la mejor para lograr la conciliación? éstas aún no puedo respondérmelas, pienso lo haré conforme avancen las asambleas.

Pero hay más, ¿cuál es nuestra misión como sociedad letrada del siglo XXI, qué sentido tiene y tendrá ser licenciado en este país? Por ahora, para mi, la segunda sólo la puedo ver como un tramite que te piden para tener el trabajo que sueñas, un peldaño más en la jerarquía social, una licencia que te da el estado para desempeñar un rol social, ya sea enseñar, investigar, editar.

Enseñar, y tal vez sólo por eso, porque en un futuro podría ser maestro, me atañe lo que esta pasando con esta reforma y las consecuencias que puede generar el descontento social que impera sobre ella.

Vivimos en sociedad, lo que puede en un momento no afectarme, en el momento más inoportuno me afectará, por ello, apoyo al paro siempre y cuando ese tiempo se dedique a pensar en un discurso con el cual podamos llegar a informar de manera efectiva a las personas de lo que estas pasando; en formar brigadas por delegaciones para que desde plazas públicas o en el transporte se haga llegar nuestro mensaje; sí, apoyarnos de las redes sociales, esta bien, pero no establecerlas como único medio de difusión; poder debatir las reformas y proponer los cómos para llevarlas a ser un verdadero beneficio para todos obviamente con las asesorías jurídicas que esto contempla.

Apoyo el paro siempre y cuando se de el orden y organización que necesitamos,  así como, seamos capaces de escuchar al otro.